Ir al contenido principal

Parque Nacional de Guadarrama

La política y, mejor dicho, el politiqueo, todo lo emponzoñan. Madrid y Castilla y León comparten, más que verse separadas por ella, una sierra que encierra tesoros naturales y humanos reconocidos por la generalidad. La rivalidad política de los gobiernos central y autonómico, con el inexplicable beneplácito de los ecologistas, están impidiendo que el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama salga adelante.
Desde que en la década de 1920 comenzará el movimiento de reivindicación de un Parque Nacional en Guadarrama se han sucedido infinitas "casualidades" para su no declaración.
El tiempo no perdona y en estos casi noventa años se han malogrado muchos parajes. La presión humana que ejerce Madrid es grande y el urbanismo devorador ha conquistado muchos hitos antes vírgenes, diezmando sobremanera la riqueza, sobre todo paisajística, de esta "nuestra sierra".
Los ecologistas siempre han liderado los movimientos proteccionistas, presentándose como abanderados de la conservación, pero ahora zancadillean la declaración de un Parque Nacional que beneficiaría al gobierno regional (politiqueo) y nos vuelven a dejar a los madrileños sin nuestro Parque. Lo hacen con un mensaje contradictorio: se manifiestan pidiendo la máxima protección para la Sierra pero con sus críticas favorecen la ralentización del proceso. Mientras tanto, los ladrillos siguen avanzando. Denuncian que la Comunidad de Madrid pueda aprobar en el futuro, que todavía no ha ocurrido, los planes urbanísticos de los municipios de la zona, pero respaldan la dejadez de la ministra Narbona en el proceso de declaración (para que el Parque Nacional no "se lo apunten" los populares) criticando el Plan de Ordenación de Recursos Naturales que presentó Esperanza Aguirre y que es el resultado de varios años de trabajo de uno de los geógrafos más prestigiosos de Europa (D. Eduardo Martínez de Pisón).
Están manipulando a la opinión pública y perjudicando al medio ambiente. El dinero todo lo puede. Mientras tanto al ciudadano no le queda más recurso que preguntarse por la función y financiación de las asociaciones ecologistas si, en definitiva, no le resuelven sus inquietudes ambientales más próximas.
Ahora un grupo de 37 personas relacionadas con la defensa del Patrimonio cultural y natural, las Artes, las Humanidades y las Ciencias Sociales ha remitido una carta a la ministra de Medio Ambiente, a la presidenta de la Comunidad de Madrid y al presidente de la Junta de Castilla y León para solicitarles que se aceleren los trámites de declaración del Parque Nacional. Entre los firmantes: Antonio Mingote, Juan Luis Arsuaga, Pío Cabanillas, Baltasar Garzón, Eduardo García de Enterría, Jorge Trías...
A mí se me ocurren varias razones para declarar un Parque Nacional en la Sierra de Guadarrama, pero la fundamental de todas es la de proteger sus paisajes en armonía con la actividad humana, porque queremos que la Sierra siga ahí dentro de cien años en el mismo, o mejor, estado que ahora, y porque los madrileños necesitamos casas para vivir, vías para comunicarnos, prados para alimentar el ganado, madera para nuestros muebles, etc., en definitiva, un Madrid Sostenible.
Entiendo que la propuesta de la Comunidad de Madrid, a la espera de su complementaria de Castilla y León (mientras no estén las dos no puede ir al Congreso), es innovadora, pero quizá sea el momento de replantearse qué modelo de Parques Nacionales queremos. Los ecologistas hablan de desarrollo sostenible pero quieren acabar con determinadas actividades en Guadarrama que dan sustento a muchísimas familias. En un espacio protegido se puede cazar (los cotos son los espacios mejor protegidos), se pueden talar árboles (los Montes de Valsaín o de los Belgas son el mejor ejemplo de aprovechamiento sostenible: sorprende como a pesar de las toneladas de madera que se obtienen cada año, la masa arbórea continúa creciendo) y se puede criar ganado (las dehesas son las primeras que hay que proteger). Mientras se entretienen en estas cuestiones la verdadera amenaza, la construcción salvaje, continúa avanazando.
Los grandes espacios vírgenes donde se restringe toda presencia humana sólo tienen cabida en extensas zonas como la Amazonia, Siberia o Norteamérica. Ese es el modelo estadounidense de protección. En Europa no se encuentran selvas, sierras o bosques tan grandes. En Europa lo que hay son millones de personas en muy poco espacio. Para cuidar sus espacios naturales tendremos que tener en cuenta a esas personas y sus necesidades de desarrollo.
El hombre ha modelado ese paisaje guadarrameño durante siglos y debe seguir habitándolo y conservándolo, pero, por favor, háganlo de una vez y dejen "esa" política para cuestiones más triviales. Con el medio ambiente no se debería jugar. Un error hoy puede que no tenga solución máñana.
Para conocer un poco la Sierra de Guadarrama merecen la pena el apartado que le dedica la Fundación FIDA en su web (vídeo incluído) y la información que recoge Wikipedia.
Foto: Ignacio (Navacerrada desde la Maliciosa).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los embalses de la Comunidad de Madrid

Los 14 embalses del sistema de abastecimiento de agua de la Comunidad de Madrid se localizan en la sierra. Uno de ellos, el de la Aceña, en la cuenca del Alberche, se encuentra realmente en Peguerinos, provincia de Ávila.

El 62,2% de la capacidad total de almacenamiento del sistema se concentra en los cinco embalses de la cuenca del río Lozoya.


EmbalseCapacidad hm3Cuenca del Lozoya      589,0El Villar        22,4Puentes Viejas        53,0Riosequillo        50,0Pinilla        38,1El Atazar      425,3Cuenca del Jarama        55,7El Vado        55,7Cuenca del Guadalix        40,9Pedrezuela        40,9Cuenca del Manzanares      102,0Manzanares el Real        91,2Navacerrada        11,0Cuenca del Guadarrama      132,0Navalmedio          0,7La Jarosa          7,2Valmayor      124,4Cuenca del Alberche        26,0Los Morales          2,3La Aceña        23,7
Fuente: Canal de Isabel II
Documentos de interés: Captación de aguas de superficie. El ciclo integral del agua (PDF)
Información relacionada:…

Nuevo estanque de tormentas para Madrid

El nuevo estanque de tormentas de la estación regeneradora de aguas residuales de La China, construido en la margen izquierda del Manzanares, junto al distrito de Usera, conseguirá reducir anualmente en un 35% los vertidos directos por lluvias al río e, incluso, retener las aguas de la primera hora de precipitación -la más contaminada- del 95% de los aguaceros. Antes de llegar al Manzanares las aguas serán redistribuidas y tratadas en diferentes estaciones depuradoras.

El estanque de tormentas de La China recoge el agua procedente de los colectores en caso de lluvia para facilitar su correcta depuración y regular su vertido al río.

En 1980 se puso en marcha el Primer Plan Integral de Saneamiento, que permitió tratar el 100% de las aguas residuales y que tuvo su continuación en un Segundo Plan, que comenzó a ejecutarse en 1998.

Entre las actuaciones vinculadas con este último se incluía el estanque de tormentas de La China, cuya construcción, en la que se han invertido 24,3 millones de e…

Plan de Calidad del Aire de Madrid 2011-2015

El pasado 15 de diciembre, el Ayuntamiento de Madrid presentó el que quizá sea su Plan más importante de cara a la recién iniciada legislatura. El Plan de Calidad del Aire 2011-2015, que viene a continuar el anterior Plan 2006-2010, contempla 70 medidas presupuestadas en 162 millones de euros a ejecutar en los años de vigencia del plan.

El Plan de Calidad del Aire asume como reto principal reducir las emisiones derivadas del tráfico,  que representan el 65% de las emisiones de NOx de la ciudad a pesar de haber  bajado un 26% desde 2006.  Por esta razón, la movilidad sostenible cobra gran protagonismo en el Plan, representando, con 42 de 70, un 60% del conjunto de medidas.
La Escuela de Industriales de la UPM ha evaluado las medidas propuestas y elaborado una previsión de resultados que estima un descenso de las emisiones de oxido de nitrógeno procedentes del tráfico de un 22% respecto a 2009 y una estabilización, por fin, del dióxido de nitrógeno por debajo del límite legal de los 40…